Siete meses de normalidad

Hoy Valentina cumplió siete meses y lo celebró comiendo brócoli por primera vez con sus manitos y puedo asegurarles que le encantó.

Estos siete meses, como digo en el título, fueron lo más naturales posible. Mi hija duerme conmigo en la cama desde la primera noche en el hospital y en nuestra cama en casa desde la cuarta noche creo, cuando la matrona nos dijo que colecho no era dormir en la minicuna pegadita a la cama, así que la metimos entre medias de los dos y ahí sigue siete meses después.

Se alimentó hasta los seis meses y unos días pura y exclusivamente de teta y en este primer mes de introducción de alimentos probé dos días con puré de frutas como me dijo la pediatra, pero mi hija no quería saber nada, así que le empecé a dar la fruta en la mano y se volvió loca a probar cosas nuevas, texturas y sabores. Le encantan sus galletitas tipo María de las mañanas, los cachitos de pan, la manzana, el pollo hervido y a la plancha, la ternera a la plancha, el calabacín al vapor y a partir de hoy el brócoli al vapor. Tenemos que probar más con la zanahoria, la papa, el plátano y la pera (que se le escapa entre los deditos).

Seguimos lógicamente con la teta y colechando hasta que la enana quiera ;)

Si alguien me quiere comentar o preguntar cualquier cosa, estaré encantada de responder.

Esta entrada fue publicada en Colecho, Crianza natural, Lactancia materna y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>