No usar chupete es posible

Cuando me quedé embarazada de Valentina y fui por primera vez a las clases de preparación, la matrona a la que voy a estar agradecida eternamente por aconsejarnos tan bien sobre el embarazo, el parto, la maternidad, paternidad, etc; me dijo que leyera Un regalo para toda la vida y Bésame mucho de Carlos González y yo que soy muy obediente me los compré ;  bueno, en realidad me los compró El Mejor Papá, porque yo estuve de reposo casi todo el embarazo.

Devoré los libros de este pediatra que no conocía para nada y me dí cuenta de que así quería yo criar a mi hija, aunque en ese momento todavía no sabía si era nena…

Una vez me leí los libros y después de ir a las clases con la que para mí es la mejor matrona, decidí que quería varias cosas para mi hija:

- Quería que tomara teta. Conseguido, obviamente

- Quería que tomara teta exclusivamente hasta los seis meses. Conseguido

- Quería que tomara teta hasta cuando ella quisiera.

- Quería que durmiera con nosotros, en la habitación. Conseguido

- Quería que no usara chupete. Conseguido

- Quería que fuera una nena feliz. Conseguido y mucho :)

- Quería que naciera de la manera más natural posible, con un parto natural, rápido y sin epidural. Conseguido

- Quería que no fuera a la guardería. Conseguido

Me voy a volver a centrar en el tema del chupete, al principio no pasó nada, les preguntábamos a la matrona y nos decía que no era necesario, que si había teta no hacía falta el chupete, y como había teta no extrañaba el chupete. La pediatra nos decía que no pasaba nada por usarlo, pero que si no lo usaba mejor, que algunos niños no querían chupete.

Llegamos a los dos meses y pico y Valentina se empezó a chupar los puñitos, nos preocupamos por si hacíamos mal en no ponerle chupete, me leí todo lo que pude y reafirmaba otra vez la idea de que no pasaba nada porque no llevara chupete, que no era malo que se chupara los puños, que todos los niños lo hacen porque necesitan hacerlo, así que nos tranquilizamos un poco pero estuvimos atentos mientras ella chupaba cosas.

Fuimos a la visita de la pediatra, le dijimos que se chupaba el puño y nos dijo que no pasaba nada, mientras no fuera el dedo, le preguntamos ¿probamos con el chupete?, y ella nos dijo que lo intentáramos, que lo mismo lo quería o no, que probáramos con los de latex que son los más naturales, pero que a veces los niños quieren unos y otros no; la cosa era probar; si queríamos claro…

Pasaron los días, compramos un chupete de latex y dijo Valentina que esa cosa rara para nosotros; volví a leer todo lo que pude. Era normal que tardara un tiempo en aceptar el chupete, había que probar una y otra vez, hasta que lo quisiera, yo la verdad que no estaba nada por la labor…

Compramos chupetes de caucho, de varias formas, anatómicos, redonditos, hasta con ziritione creo que los venden; pues la nena no quería ninguno… Así fueron pasando los días y nosotros atentos veíamos que a veces se metía un pulgar en la boca y a los dos ratitos lo sacaba y seguía a sus cosas, no tenía vicio, ni mucho menos; eran dos veces al día y punto. Los puños si se los chupó algo más pero tampoco era nada exagerado la verdad.

Al final mi hija decidió que si no usó chupete los dos primeros meses de su vida, tampoco lo necesitaba para el resto, que ella con la teta tenía de sobra y que no necesitaba frenar su ansia con ningún cacharro plástico.

Como diría el Rey, me llena de orgullo y satisfacción cada vez que veo el tupper en la despensa de la cocina con sus cinco (creo) chupetes, su estuche para guardarlo, su cadenita, etc; todo sin usar.

Mi hija ahora tiene siete meses y la época de “cuidado” con el dedo o los puños para que no se los chupara mucho no sé si habrá llegado al mes, a mi al menos me valió la pena el estar atenta a eso para que no tuviera que llevar chupete varios años ya sólo por costumbre.

Así que si alguien se encuentra igual que yo hace unos meses, le animo a que lo intente, que no es para nada complicado y que merece muchísimo la pena, además de que voy orgullosísima de mi hija que nunca fue por ahí con chupete y ver a niños y niñas grandes ya con chupetes en la boca todo el tiempo.

La sonrisa de la enana y su boquita sin chupete es mucho más linda ;-)

Esta entrada fue publicada en Crianza natural y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>